*

X

Un mapa sonoro del mundo entre la muerte y el renacimiento, obra de la compositora budista Eliane Radigue

Arte

Por: pijamasurf - 09/02/2017

Una de las más grandes compositoras del avant-garde pone sonido al 'Bardo Thödol', la dimensión entre la muerte y la vida que es mapeada en el budismo tibetano

La sabiduría es reconocer que la luz que ves [afuera, como los fenómenos objetivos] es el despliegue de tu propio ser.

Guru Rinpoche

Eliane Radigue fue una de las pioneras en la música electrónica del avant-garde. Fruto de su práctica budista y de la lectura del Bardo Thödol, el a veces traducido como Libro tibetano de los muertos (que puede traducirse, de manera más literal, como Liberación a través del sonido en el mundo intermedio), compuso una serie de obras ligadas al dharma, entre ellas una versión de las canciones del yogui Milarepa (¡en tibetano e inglés!) y la trilogía que presentamos a continuación.

En 1988 inició una serie llamada Trilogie de la Mort, una exploración de las zonas liminales de la existencia, o la muerte entendida como un misterioso espacio de transición y de posible trascendencia. Radigue describe su propia música como un río que está constantemente cambiando en su luz y profundidad, pero que mantiene la apariencia de ser una sustancia consistente o uniforme. Esta misma metáfora puede utilizarse para el yo: pensamos que somos una unidad estable, pero constantemente lo que somos está cambiando y emergiendo de nuevo. La pieza de 3 horas está compuesta por Kyema, Kailasha y Koume y fue inspirada por su maestro Pawo Rinpoche. Kyema se enfoca en el Bardo Thödol y los seis estados intermedios. Kailasha recrea una peregrinación al sagrado monte Kailash y Koumé es una pieza sobre la trascendencia de la muerte.

Señora del drone, a sus 85 años, Radigue sigue produciendo música y experimentando con nuevos aparatos.

*      *     *

Sonidos de espacios interdimensionales intervenidos por interferencias radiales, como las imágenes y los sonidos de vidas futuras, de tentaciones de encarnación. Cuando una conciencia muere su proceso cognitivo perdura, y si no logra reconocer que los fenómenos que experimenta (en el sueño después del sueño de la muerte) son su propia luminosidad, puede identificarse con una imagen, con una escena: una pareja teniendo sexo y en el acto sexual (reverso de la muerte) despertar de nuevo en un vientre. Estos sonidos parecen ser estas comunicaciones astrales de la mente, los ruidos de la continuidad del proceso cognitivo, peligrosas obsesiones que pueden convertirse en cuerpos y mundos. Crecientes posibilidades de confusión: lo que es un sonido y una luz en el sendero pueden ser reinos celestes o infernales. Pero ahí mismo en el mar sonoro del bardo, el estado primordial de la mente, subyacente a todo contenido, a todo objeto, a todo concepto. La conciencia pura y luminosa, la gnosis que es igual al espacio: unión fótica y fónica de la esencia única, el bindu único, surtidor de mandalas y budas.

(Vía Lion's Roar)

El templo más viejo del mundo parece ser un sitio de culto a la estrella Sirio

Arte

Por: pijamasurf - 09/02/2017

El templo Göbekli Tepe podría haber sido un sitio megalítico de culto a la estrella Sirio

Sirio, la estrella del perro (en la constelación Canis Major), es la estrella más brillante del firmamento y ha sido adorada por numerosas civilizaciones. Los egipcios incluso basaron uno de sus calendarios en esta estrella que coincidía con la crecida de las aguas del Nilo. Es también de esta relación que tenemos los llamados días de canícula (una palabra que hace referencia a esta estrella). A todo esto hay que añadir la posibilidad de que la civilización más antigua en dejar rastros arqueológicos de una religión podría haber basado el templo más viejo que conocemos en el culto a Sirio.  

Göbekli Tepe, en el sur de Turquía, es un sitio de más de 11 mil años, con una serie de 20 patios rodeados por pilares de piedra en forma de T, en los que se inscribiieron figuras de animales. En el centro de estas construcciones se encuentran dos megalitos paralelos. Este sitio ha modificado radicalmente algunas de las ideas que tienen los arqueólogos sobre los orígenes de la civilización y la cultura humana. Antes se creía que la agricultura había detonado el impulso de establecer una civilización sendentaria y desarrollar arte y religión.

Más allá de que existen pruebas de arte mucho más antiguas y manifestaciones religiosas ligadas también al arte, los hallazgos de este templo muestran que se construyeron templos y se establecieron poblados antes del desarrollo de la agricultura (al menos, no se han encontrado indicios de que hubiera agricultura cerca de este lugar). En otras palabras, los cazadores nómadas desarrollaron arquitectura, arte y religión.

Según el arqueoastrónomo Giulio Magli, este templo podría haberse construido como un observatorio y como un lugar de culto para la estrella Sirio. Este astro, debido a la precesión del eje de la Tierra, habría estado debajo del horizonte en esa zona, hasta que en el año 9300 a.C. habría emergido con fastuoso esplendor. El templo podría haberse construido alrededor del "nacimiento" de esta estrella e, incluso, su religión podría haberse centrado alrededor de este fulgurante astro. Magli mapeó los megalitos en relación a las diferentes posiciones en las que surgía Sirio en el cielo en los años 9100 a.C., 8750 a.C. y 8300 a.C. y encontró una alineación. Advierte, sin embargo, que la información no es concluyente, pero genera una interesante línea de investigación.