*

X

Descubre cómo se puede morir de soledad

Salud

Por: pijamasurf - 11/15/2017

Ya sea que estés rodeado de gente y te sientas solo, o te aísles porque prefieras estar en soledad, el efecto sobre la longevidad se verá reflejado en ambos escenarios.

Desde el nacimiento hasta la muerte, el ser humano necesita de los cuidados y mimos de otras personas pues son maneras de regularse ante el miedo, tristeza o angustia. Las caricias, palabras de ánimo o platillos caseros, son acciones que suelen brindar bienestar, cobijo, un sentido de conexión, apapacho y amor. Desgraciadamente en los últimos años, ante la invasión desenfrenada  de la tecnología, todas estas acciones se transformaron en movimientos dactilares sobre un gadget electrónico, en dividir la atención entre el teléfono y escuchar las peripecias de un niño, en pasar las tardes frente a un videojuego en vez de salir a interactuar con los vecinos, etcétera. Es decir que la contención física de los vínculos, aquella que brindaba múltiples herramientas psicoemocionales, involucionó a una contención tecnológica de graves consecuencias.

Esta situación, de acuerdo con los psicólogos expertos en el apego infantil, ha desencadenado una ola de sensación de soledad en las nuevas generaciones. Se trata de una epidemia que amenaza con la longevidad –incluso más que la obesidad por sedentarismo, fumar 15 cigarrillos al día o sufrir de alcoholismo–, que según Julianne Holt-Lunstad y Tim Smith, de Brigham Young University, está afectando principalmente a la población de jóvenes: “El efecto es comparable con la obesidad, algo que la salud pública toma con delicadeza. Necesitamos empezar a hablar más seriamente sobre nuestras relaciones sociales.”

Ya sea que estés rodeado de gente y te sientas solo, o te aísles porque prefieras estar en soledad, el efecto sobre la longevidad se verá reflejado en ambos escenarios. La data recogida por Holt-Lundstad y Smith en una muestra de 3 millones de personas, demostró que “aunque las personas mayores tienden a estar más solas y a enfrentar un mayor riesgo de mortalidad, la soledad y el aislamiento social predicen una muerte prematura entre personas más jóvenes de los 65 años.” En otras palabras, “con el aumento de sensación de soledad, podemos predecir una posible epidemia de soledad en el futuro.”

A lo largo de la investigación de Holt-Lundstad y Smith, en donde lograron controlar variables como el estatus socioeconómico, edad, género y condiciones preexistentes de salud, se encontró que la ausencia o presencia de una red de apoyo social tenía un impacto en la salud. Es decir que una persona posee una mejor salud si cuenta con vínculos afectivos, de lo contrario, sin una red de apoyo, aumenta el riesgo a la salud. Esto se debe principalmente a que el ser humano es un ente social que requiere de vínculos para su supervivencia tanto física como psíquica.

Si bien el uso de redes sociales y apps de citas aparentemente ha promovido la interacción entre personas, la realidad es que ha provocado el aislamiento psicosocial de las civilizaciones actuales. Por lo que la integración plenamente consciente de los vínculos afectivos –ya sean familiares o amicales– a nuestra cotidianidad, podría ser la responsable tanto de la salud tanto de uno como de las siguientes generaciones.

Un ejercicio que destruye cualquier argumento contra el aborto

Salud

Por: pijamaSurf - 11/15/2017

Un valioso ejercicio para reflexionar en torno al largo debate sobre el aborto

El tema del aborto ha sido, sin duda, uno de los más polémicos en las últimas décadas, y en la danza argumentativa que se gesta en torno a él existen, como suele ocurrir en estos casos, buenos puntos de ambas partes. Evidentemente, el sector más "progresista" o liberal de la sociedad respalda la posibilidad de que una mujer pueda decidir, bajo ciertas directrices, sobre su propio cuerpo, mientras que del otro lado tenemos a los grupos que esgrimen el "valor de la vida" como razón tajante para empujar su prohibición. 

Hace poco el escritor estadounidense Patrick S. Tomlinson lanzó una pregunta que, a ojos de muchos, parece un argumento irrefutable en contra de quienes condenan el aborto aludiendo el derecho a la vida, bajo cualquier circunstancia, de un embrión. Esto ocurrió a propósito de una serie de cambios en los que la administración de Trump está incurriendo, algunos de los cuales han revivido en Estados Unidos el debate provida-prodecisión. 

A continuación te compartimos las ideas de Tomlinson, con el ánimo de detonar una reflexión al respecto –sin la intención de cambiar tu postura:

Es un escenario simple con dos posibles desenlaces. Nunca alguien quiere elegir uno de estos, por que la respuesta correcta destruye su argumento.

Pero SÍ hay una respuesta correcta en realidad, y es por esto que el público "provida" odia el ejercicio. 

Aquí va. Estás en una clínica de fertilidad. El por qué no importa. Suena la alarma de incendio. Corres hacia la salida. Mientras avanzas por el corredor escuchas a un niño llorar detrás de una puerta. La abres y encuentras a un niño de 5 años pidiendo ayuda. 

Está en una esquina del cuarto. En la otra esquina observas un contenedor con la leyenda "mil embriones humanos viables". El humo aumenta. Te comienza a sofocar. Sabes que puedes salvar a uno u otro, pero no ambos pues morirías intoxicado por el humo, y por lo tanto no podrías salvar a nadie.

Salvarías A) al niño, o B) los mil embriones. No hay "C", pues esta opción significa que todos mueren.

En una década de discutir contra los grupos antiaborto en torno a la definición de vida humana, jamás he obtenido una respuesta clara, a favor de A o B, ante esta pregunta.  

Jamás responden con honestidad porque todos entendemos instintivamente que la respuesta correcta es "A". La vida de un niño vale más que mil embriones. O 10 mil, o 1 millón. Porque no son lo mismo, ni moral, ni ética ni biológicamente.